Santa Cruz ciudad leída

Las ciudades se viven, pero también se van refundando en el imaginario de cada uno de sus habitantes. No hay una sola ciudad, son ciudad sobre ciudad, hasta configurar el espacio en el que cada cual se sienta mejor. 

María Zambrano nos cuenta que “Una ciudad sin escritor es un templo vacío, una plaza sin centro, o quizá con el centro desplazado y puesto al margen, esquinado, para dejar su lugar, todo el lugar, a algo cuyo nombre no está siquiera bien catalogado, algo para lo que, en realidad, no hay palabra”.

En toda ciudad hay “una ciudad exterior y una ciudad interior, una ciudad visible y una ciudad invisible, una ciudad histórica y una ciudad mítica, una ciudad real y burguesa y una ciudad imaginaria y utópica, una ciudad empírica y una ciudad virtual, una ciudad de piedra, hierro, cristal y hormigón y una ciudad de tinta”. La ciudad leída abres las páginas de Santa Cruz a los paseantes. Los protagonistas de las historias caminan por las calles y se apoyan en las farolas, perplejos ante tramas novelescas. A la sombra del macizo de Anaga se desarrollan intrigas, amores y desamores, crímenes, deslealtades y despedidas... Santa Cruz de Tenerife es el escenario. Quienes mejor conocen cada ciudad que hay en Santa Cruz, los autores que la viven y la evocan, nos invitan a dar el paso de una ciudad real a la “ciudad de tinta”.

Galería Santa Cruz Ciudad Leída