La Policía Local recupera un perro que había sido sustraído y por el que pedían 300 euros a su dueño

26/04/2010 - 15:10

Una mujer embarazada fue imputada por intentar cobrar el rescate

Agentes de la Policía Local de Santa Cruz de Tenerife protagonizaron, el pasado viernes, un peculiar servicio que concluyó con el rescate de un perro que había sido sustraído del interior de la vivienda de su propietario. Los policías no sólo recuperaron al cánido, sino que también localizaron a la mujer que intentaba cobrarle 300 euros al propietario por devolvérselo. A esta fémina, identificada como C.Y.M.M., de 22 años de edad, se le imputan sendos delitos por receptación y robo con fuerza, aunque no quedó detenida.

Este servicio se inicia con la comunicación a la Policía Local, por parte de un ciudadano, del robo que había sufrido en su vivienda y que se saldó con la sustracción de su perro, un yorkshire. Además, este hombre anunció a los agentes que, tras haber puesto diversos carteles para recuperar al perro, estaba recibiendo llamadas de las personas que aseguraban tenerlo y que, inicialmente, le pedían 200 euros por el mismo.

Vista la situación se montó un pequeño operativo policial, con cuatro agentes, para vigilar el lugar pactado para la entrega del perro y del dinero, donde un familiar del propietario y los presuntos delincuentes se iban a encontrar en los alrededores del parque de La Granja. A la cita acudió la imputada en compañía de otra mujer y, todos juntos, se dirigieron a otro punto de la ciudad donde decían tener el perro, siendo seguidos discretamente por los policías actuantes. Las pretensiones económicas subieron entonces a 300 euros, pero el familiar del propietario se negó a entregar la cantidad económica sin recibir en el mismo acto al perro. En ese instante irrumpieron los agentes que, tras recuperarlo, entregaron el cánido a su dueño e intervinieron con la imputada que, además, estaba embarazada.

La mujer reconoció saber que el perro era robado y dijo conocer a los autores de estos hechos, pero se negó a identificarlos. A la vista de todo ello, y como parecía evidente que no se trataba de la autora material del robo, se le imputaron los delitos ya mencionados anteriormente. Los policías continuaron realizando otras indagaciones al respecto de este caso para localizar a los autores de los hechos.