Carlos Tarife durante su comparecencia ante la comisión de control

Carlos Tarife durante su comparecencia ante la comisión de control

Urbanismo explica el cierre de Casa Clavijo por el riesgo a la seguridad de las personas

11/04/2019 - 15:04

El concejal tranquiliza a los grupos al advertir que no se autorizará licencia alguna hasta que no se determine si el inmueble reúne o no valores a proteger

El concejal de Urbanismo del Ayuntamiento de Santa Cruz, Carlos Tarife, informó hoy pormenorizadamente a los grupos políticos de la corporación acerca de la motivación y el procedimiento seguido por su departamento a la hora de proceder al cierre apremiante de la Casa Clavijo, inmueble situado en el número 28 de la calle Miraflores, por el riesgo que comportaba para la seguridad de las personas.

Carlos Tarife relató los aspectos claves del informe técnico que motivó la actuación de la Gerencia de Urbanismo y que describen el deteriorado estado del inmueble, que sufrió el mes pasado el desprendimiento de la cubierta de un cuarto de la azotea, amenazando con la ruina inminente.

El edil santacrucero indicó que a ese desprendimiento se suma el riesgo de caída de cascotes de la fachada, amén de confirmar que ninguna de las plantas del inmueble reúne las condiciones de seguridad, salubridad y habitabilidad que exige la legislación.

Tarife quiso distinguir con claridad entre la actuación de clausura del edificio por motivos de seguridad del debate abierto sobre si el inmueble reúne o no valores patrimoniales a proteger.

En este sentido, advirtió en la comisión municipal de control al Gobierno de que el Ayuntamiento mantiene plenamente vigente el criterio de no autorizar obra alguna en ninguna de las edificaciones que son susceptibles de merecer protección patrimonial a juicio del Cabildo Insular.

De hecho, Carlos Tarife indicó que, en el marco del proceso abierto para la elaboración de un nuevo Plan General de Ordenación, el consistorio trabaja al unísono con el área patrimonial de la corporación insular para alcanzar un consenso sobre la identidad y volumen final de los inmuebles que figurarán en el nuevo catálogo de protección municipal.

“Trabajamos con el Cabildo para preparar un catálogo consensuado que, una vez aprobado, disipe cualquier viso de incertidumbre jurídica sobre estas edificaciones”, aseguró.

En línea con esta reflexión, Tarife cifró en un periodo de 18 a 24 meses el tiempo previsto para que Santa Cruz cuente con un nuevo Plan General con el correspondiente catálogo de inmuebles protegidos por su valor patrimonial.

Mientras tanto, el concejal apostó por continuar con una estrategia dual de rehabilitación de inmuebles en mal estado y de disciplina urbanística para instar a los propietarios a su correcto mantenimiento.

Tarife puso como ejemplo la línea de ayudas y subvenciones que está permitiendo a muchos propietarios de inmuebles del barrio de El Toscal acometer actuaciones de rehabilitación de fachadas y edificios privados.